Leerlo en Italiano, Alemán, Inglés

Introducción

La idea inicial de este proyecto era contar, desde distintos puntos de vista y enfoques, la historia del flujo continuo de refugiados y "solicitantes de asilo" que hacen escala en las estaciones italianas de Bolzano y Brennero antes de continuar su viaje por Austria y hacia el norte Europa.

Sin embargo, nos dimos cuenta de que necesitábamos cambiar el punto de vista y ampliar el alcance. Era importante añadir una perspectiva histórica y geográfica que contase con los inicios de Brennero como frontera estatal así como con otras experiencias. Un ejemplo es el del pueblo de Ventimiglia, situado en la frontera costanera con Francia, y Lampedusa, una pequeña isla italiana de apenas 20 km² situada frente la costa de Túnez y que en los últimos años se ha convertido en uno de los puntos más masificados de llegada de migrantes.
Para recorrer el escenario actual, el trabajo se ha centrado en los acuerdos de Schengen, el marco legal de libre movimiento de personas entre los países miembros, y sus consecuencias.
'Europa Dreaming' es un proyecto en el que investigadores, antropólogos, periodistas, fotógrafos y diseñadores ofrecen su punto de vista para contextualizar los sucesos de hoy ¿en relación al sueño de la libre circulación europea?.

 

¿Qué pasa cuando el sueño europeo choca con el de los migrantes?

 
 

¿Qué pasa cuando el sueño europeo choca con el de los migrantes?

 
 

Europa, el sueño roto

Es primavera de 2016 y la estación tirolesa de Brennero, situada en Italia, posiblemente volverá a ser una frontera. "Una línea fronteriza oficialmente reconocida y equipada en muchos casos de sistemas defensivos", según el Treccani - Enciclopedia Italiana de Ciencia, Letras y Artes -. Pero, comparado con el pasado, a efectos prácticos ahora la frontera ya no divide las poblaciones vecinas ni controla el comercio entre los estados contiguos, Italia y Austria. Actualmente el objetivo explícito de esta frontera es controlar la afluencia de personas que entran en el país provenientes de otros continentes, desde lugares situados a miles de kilómetros.

La decisión de reintroducir los controles fronterizos entre estos dos países ha sido denominada por la prensa italiana como "el fin del sueño de Schengen". Pero este reportaje ofrece otra perspectiva. El Acuerdo Schengen, que tenía el cometido de crear un espacio de libre circulación dentro de la Unión Europea, se ha traducido esencialmente - y desde el principio- en vigilancia policial. La caída de las fronteras interiores implicó "reforzar el control de las fronteras exteriores". No es casualidad que en 1995, el mismo año en que entró en vigor, se construyese la primera pared de Europa financiada por UE: las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla.

 
 

El Acuerdo de Schengen es todavía un tratado entre la policía y para mejorar la eficacia policial. No me parece que sea el mejor modelo para Europa

(A. Langer, 1995)

 
 

1995 - 2015 ¿Qué ha cambiado en 20 años?


 
1995

La frase anterior la formuló el periodista italiano Alexander Langer en la emisora Radio Radical de la ciudad de Ventimiglia, situada en la frontera franco-italiana. En el audio original se puede distinguir de fondo las protestas de los refugiados bosnios a los que se les había impedido seguir su camino hasta Francia. Era junio de 1955 e Italia estaba tratando de adaptarse a las normas establecidas por el acuerdo de Schengen, cuya intención más allá de eliminar las barreras internas, era construir la 'fortaleza europea'.

2015

"Por enésima vez el fenómeno de la migración recae en los agentes policiales, aprovechando su sentido del deber y de su espíritu humanitario. Esto, sin embargo, no nos exime de expresar ciertas opiniones. Los ciudadanos, preocupados por la falta de acción de los políticos, asumen que la actuación política es una especie de 'alivio' social y olvidan que el tema en cuestión no es un problema de seguridad ni uno que pueda resolver la policía".

(Mario Deriu, secretario regional del Sindicato Italiano Unitario de Trabajadores de la Policía (SIULP))

 
 

Las paredes de Europa

I believe that a Europe with such a high degree of hermetic closure around itself, may perhaps guarantee the free movement of its citizens, but this is not a great promise towards its neighbours.

(A. Langer, 1995)

 

Alexander Langer no fue un profeta, simplemente estuvo atento a los problemas importantes, aquellos que ponían en riesgo el futuro de Europa. La llamada 'crisis migratoria' hace veinte años que existe en el continente. Y en este tiempo la Unión Europea se ha dedicado a construir muros inútiles y perjudiciales.

 
 

Las vallas de Ceuta y Melilla, como el resto, no han solucionado el problema. La falta de respuesta para afrontar la realidad y la dimensión del asunto desde una perspectiva política de consenso ha desencadenado las consecuencias actuales. Las señales, sin embargo, hace tiempo que están presentes en forma de de titulares y vídeos testimoniales.

 
Ceuta, 8,4 km Estonia/Russia, 100 km Cyprus, 180km Greece/Turkey, 12km Italy/Austria ? Bulgary/Turkey, 33km Asotthalom, 175 km Militarized border Calais, 11 km Melilla, 11 km
fuente: http://www.migreurop.org/ http://en.closethecamps.org/ Última actualización de diciembre de 2015.
 

Cuando terminemos de alzar el gran muro, estaremos listos para Schengen

(A. Langer, 1995)

 

Un siglo en Brennero

Austria ha decidido reintroducir los controles fronterizos a lo largo del paso de Brennero. ¿Tendrá consecuencias positivas esta decisión? Nadie posee una bola de cristal, pero una mirada al pasado puede ayudar a comprender la envergadura de la problemática. Brennero sirve desde la Primera Guerra Mundial, como lugar de paso entre Italia y Austria. Desde entonces, no solo la han cruzado turistas: sobre todo han sido personas que huyen de la guerra, dictaduras o simplemente de la miseria. Ha sido cruzado por refugiados al final de la Gran Guerra, por personas que optaban a la nacionalidad alemana poco antes de la Segunda Guerra Mundial, por los judíos destinados a los campos de exterminio a principios de 1943, y, de nuevo, por ejércitos en ruta y prisioneros de guerra.

Finalmente, 40 años después, los refugiados tienen que volver a cruzarlo. Primero fueron los que provenían de la Guerra de los Balcanes y ahora del resto del mundo. Asimismo, entre el final de la Segunda Guerra Mundial y la guerra de Bosnia, Brennero fue también un lugar de paso de cientos de miles de trabajadores italianos que buscaban fortuna en Alemania y que, en muchas ocasiones, la encontraron. Los hechos y los números demuestran todo esto y, por encima de todo, ofrecen una perspectiva diferente de lo que ocurre hoy en día.

La primera Guerra Mundial Nace la frontera de Brennero Los migrantes
 de Brennero La migración italiana durante el nazismo Los "optants" del Tirol del Sur
 La segunda Guerra Mundial La deportación de Primo Levi
 El retorno de los refugiados de la Segunda guerra Mundial Primo Levi vuelve a Italia Los años de auge El Gastarbeiter italiano, los trabajadores invitados La nueva mano de obra alemana Un millón de "Gastarbeiter" Los refugiados de la antigua Yugoslavia Italianos en Alemania El Acuerdo de Schengen Abolición de las fronteras El reestablecimiento de las fronteras? 1915 1920 1925 1930 1935 1940 1945 1955 1950 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 2005 2010 2015

Fronteras deslocalizadas

El objetivo original de la Zona Schengen era establecer un área de libre movimiento para los ciudadanos europeos. Esto llevó a la eliminación gradual de los controles sistemáticos en las fronteras internas, pero también a un fortalecimiento de los controles exteriores. Asimismo, también se desarrolló una política común en materia de visados y solicitudes asilo, una base de datos del SIS -Sistema de Información de Schengen- y se fortalecieron los sistemas judiciales y de cooperación policial. El artículo 20 del Código de Fronteras Schengen suprime los controles internos y establece que: "Las fronteras interiores podrán cruzarse en cualquier momento sin controles sobre las personas, independientemente de su nacionalidad. Sin embargo, mientras que los controles fronterizos sistemáticos se han eliminado, por razones de seguridad interna los Estados miembros podrán realizar controles in situ no continuos y específicos dentro de su propio territorio y en las zonas fronterizas". Por otro lado, el objetivo del Convenio de Dublín es identificar el país responsable de examinar la petición de asilo dentro de la Unión Europea, estableciendo el lugar de entrada como el criterio principal.

En otras palabras, el primer país por el que pasa un migrante es el responsable de tramitar su solicitud de asilo. La razón oficial es asegurar que al menos uno de los estados miembros se hace cargo del solicitante y que las peticiones no se formulan a la misma vez en varios estados miembros.
Si los migrantes se mueven de forma independiente e irregular, pueden ser relocalizados a su primer país de entrada a través de la identificación de las huellas dactilares en la base de datos de EURODAC.

Pero después de 15 años de intentos y 25 años de 'Dublín', un sistema común de asilo europeo o simplemente un marco común harmonizado está lejos de alcanzarse. Hoy en día, hay muchas organizaciones que piden superar este sistema y construir un nuevo marco que tenga más en cuenta los intereses de los estados miembros y el de las personas que solicitan protección internacional.

 

El sistema Schengen

Italia, hoy, no provee de la asistencia necesaria a las personas que legítimamente buscan asilo.

(A. Langer, 1995)

Alrededor de la frontera: los números

 

Durante 2015 entre 30 y 70 personas lograron cada día cruzar el paso de Brennero y saltar de una forma u otra los controles trilaterales de la policía italiana, austríaca y alemana.

Estamos hablando de entre 2.500 y 3.000 cruces por mes, según la División de Políticas Sociales de la provincia autónoma del Tirol del Sur. Anualmente suman 26.000 y representan el 30% de los refugiados que llegaron a Italia el año pasado según los datos de ACNUR.

 
 

2015: Desembarco de los migrantes en Grecia, Italia y España

 
 

Los números y la geografía demuestran con precisión cómo el Tratado de Schengen es el resultado desdibujado de lo que Europa una vez quiso ser. El acuerdo sobre el control de las fronteras exteriores y el consecuente Convenio de Dublín provoca que Europa pierda interés en un factor geográfico clave: la frontera natural de Europa, el mar. Y en particular, el mar Mediterráneo. Probablemente los países del norte de Europa creyeron que era posible descargar el problema en los países mediterráneos. Pero los números demuestran que se equivocaban. Los datos relativos a las llegadas en Italia, Grecia y España se quedan muy por debajo a las solicitudes de asilo en los países del norte de la Unión Europea.

 
1,030,894 Refugiados / migrantes desembarcados en Europa en 2015
1.000 migrantes / refugiados aterrizaron en España,Italia y Greece
 

2015: Solicitantes de asilo por primera vez

(Los primeros nueve países en función de la cantidad de peticiones)

 
Alemania 441800 Hungría 174435 Suecia 156110 Austria 85505 Italia 83245 Francia 70570 Países Bajos 43035 Bélgica 38990 Inglaterra 38370
1000 Primera vez los solicitantes de asilo

Cada país europeo tiene sus propias condiciones de asilo

 

6 meses

Suecia

Francia

Alemania

Hungría

 
 

6 meses es el tiempo medio de espera para procesar una solicitud de asilo en Europa.

Hasta 7 meses

Hasta 7 meses

Hasta 11 meses

Hasta 12 meses

 
 

Bélgica

Greecia

Italia

Inglaterra

Chipre

 
 

Hasta 12 meses

Hasta 18 meses

Hasta 24 meses

Hasta 36 meses

Hasta 36 meses

 

6 meses

6 meses es el tiempo medio de espera para procesar una solicitud de asilo en Europa.

Suecia

Hasta 7 meses/p>

Francia

Hasta 7 meses/p>

Alemania

Hasta 11 meses

Hungría

Hasta 12 meses

Bélgica

Hasta 12 meses

Grecia

Hasta 18 meses

Italia

Hasta 24 meses

Inglaterra

Hasta 36 meses

Chipre

Hasta 36 meses

 

A pesar de que la directiva de la Unión Europea establece un máximo de 6 meses para procesar una solicitud de asilo, la realidad de cada país dista de la legalidad. En Chipre, por ejemplo, las peticiones pueden tardar hasta 30 meses adicionales para ser resueltas. La falta de harmonización entre los países miembros en el proceso de inclusión de los solicitantes o de la expulsión, si así lo determina la resolución, hace que el trato ofrecido en un país u otro sea muy desigual.

Tampoco existe una directiva en relación a los servicios de inclusión social, ayuda lingüística y empleo para los solicitantes. Sin condiciones compartidas y homogéneas entre los diferentes estados miembros, será muy difícil frenar la afluencia de migrantes entre las fronteras europeas que buscan la reunificación familiar o un mejor trato durante el proceso que dura una solicitud de asilo.

A través de las fronteras: las personas

Para comprender mejor lo que sucede a diario alrededor de una frontera móvil se entrevistaron a los auténticos protagonistas de la odisea: los refugiados que trazan su camino a través de Bolzano y Brennero. La mayoría provienen de Eritrea y buscan alcanzar el norte de Europa. Huyen de su país de origen debido a la dura dictadura militar y con el anhelo de reencontrarse con sus familias en Alemania y Suecia.

El largo viaje implica cruzar la frontera con Sudán y la llegada a Jartum, donde suelen permanecer durante unos meses trabajando para recaudar el dinero necesario para continuar su viaje. Confían en los contrabandistas de Libia y Eritrea para cruzar el Sahara y llegar a Libia. En Trípoli se embarcan para arribar a Lampedusa y continuar por Sicilia, Roma y el paso de Brennero, que es la última puerta que se interpone entre ellos y el norte de Europa.

Tener que morir para seguir con vida

Dejó su país, Senegal, y quiere agradecer a los italianos y europeos poder estar hoy vivo en vez de estar muerto en el fondo del mar.

El viaje documentado en un teléfono móvil

Su viaje contado a través de la cámara del móvil: el rescate de la Guardia Costera, el campo de la inmigración de Lampedusa y sus compañeros de viaje.

El sueño americano

De Etiopía a Europa a los Estados Unidos, ¿cómo? No sé exactamente, pero sé que nada es imposible, como cruzar el desierto, el mar Mediterráneo y seguir todavía con vida.

El sueño de Alemania

Más de 500 personas en un bote y una mujer da a luz. Los esfuerzos de rescate y su destino cuelgan del proceso de asilo: si Alemania acepta su petición, es una buena noticia, de lo contrario, continuará su peregrinación.

Servicio Militar Permanente

En Eritrea los jóvenes se unen al ejército a los 17 años. Y sirven para toda su vida por 10 euros al mes y sin opción a elegir.

 

¿Un objeto que te ha protegido durante el viaje?

Esta es una de las preguntas que hemos planteado a todos los entrevistados. Entre el largo viaje y los robos sufridos queda muy poco del equipaje original de los migrantes: biblias, y, rara vez, collares y anillos. Muchos de ellos tienen cruces en torno a su cuello, a menudo como símbolo de protección frente a los riesgos y peligros del viaje. También lucen tatuajes diseñados por amigos o por sus propios padres que giran entorno a temas sagrados y que funcionan por doble: como escudos 'protectores' y como vínculo emocional con amigos y familiares.

Entre tantas adversidades, el conjunto de objetos que apelan a la fe y los recuerdos funcionan como una especie de recurso de emergencia capaz de infundir consuelo, fuerza y resistencia. Pero hay objetos más imprescindibles. Es el caso del móvil. Con él escriben a casa y piden información de amigos y familiares que ya han llegado a su destino. El móvil también sirve como almacén de fotografías familiares, los recuerdos más íntimos que los acompañan a lo largo de su recorrido y que apenas quisieron compartir.

(Con el fin de proteger a las personas involucradas, hemos ocultado los rostros de familiares o amigos de los refugiados que accedió a hacerse una foto)

Cada uno de los migrantes que llega no debe ser dejado a su suerte, solo y sin ayuda. Es necesario decidir la integración de los refugiados en un acuerdo entre países.

(A. Langer, 1995)

El dilema de Europa entre los parámetros financieros y los derechos humanos

Todo lo escrito hasta ahora señala inevitablemente el tema todavía por resolver ¿Cuál es la Europa de hoy? ¿Qué es lo que quiere llegar a ser? ¿Cómo se ve o imagina a sí misma? Nadie parece tener la respuesta. Durante años con el debate de la moneda única sobre la mesa, Europa se ha visto como un club exclusivo al que solo podían entrar aquellos que cumplían los requisitos mínimos. Nos referimos a los Estados, no a las personas que los integran. Porque mientras tanto, la gente no ha dejado de superar sus límites venciendo muros y vallas a pesar de los peligros. El acuerdo de Schengen y el euro poco han hecho evolucionar Europa.

Mientras los parámetros financieros y económicos siguen en el centro del debate, las fronteras no dejan de fortalecerse. Los últimos 20 años han transcurrido en vano porque Europa ha girado la cabeza al lado contrario del problema al centrarse en el consenso político en vez de solucionar realmente los obstáculos. Y ahora se llega finalmente a un acuerdo, un pacto de profundo resentimiento sedimentado hacia Europa y sus tratados que amenaza reabrir escenarios que ya creíamos haber cerrado. Escenarios que, por encima de todo, están matando el sueño europeo.

El gran sueño europeo

 
Créditos
  • Matteo Moretti Investigador en Univz, coordinación, visualización de datos y visual storytelling
  • Massimiliano Boschi Periodista, storytelling y investigación
  • Monika Weissensteiner Antropóloga, Fundación Langer, consultora de la política de asilo de Europa, entrevistadora
  • Valeria burgio Researcher at Unibz, Investigadora en Unibz, consultora científica y de apoyo
  • Claudia Corrent Fotógrafa
  • Luca Pisoni Etno-arqueólogo y entrevistador
  • Alessio Cimarelli Data scientist, Dataninja.it, desarrollador de visualización de datos
  • Tobias Bernard Desarrollador, apoyo al desarrollo del timeline
  • con el apoyo de
  • gracias especiales
  • Sacha Biazzo Video shooting of Bolzano e Ventimiglia
  • Riviera24.it Video shooting of Ventimiglia
  • Associazione Volontarius
  • ripartizione Politiche Sociali della Provincia autonoma dell'Alto Adige
  • media partners